Algo de mí… (se está muriendo)

Me llamo Emilio, nací en mayo de 1966 en Barcelona, al lado del Mar Mediterráneo.
Concretamente en la Sala de Partos del Hospital del Mar.
Así que llevo ya unos cuantos años angustiando a mis padres, extorsionando a mis parejas eventuales, atormentando a mis vecinos, perturbando el natural desenvolvimiento de los ecosistemas en los que he vivido y contribuyendo con toda la fuerza de mi metabolismo al efecto invernadero y al incremento global de la entropía.
Con la ayuda de mis aficiones, mantengo a raya el aburrimiento. Cuido de mis pájaros, de vez en cuando ayudo a salir adelante algún pollo que encuentro de los que se tiran del nido antes de hora. Las prisas no son exclusivas de nuestra especie. Con esta buena acción, gano “Kupones Karma”, con la esperanza que en la próxima reencarnación tenga más suerte y me quiten el genu valgo.
Me gusta también la jardinería, así que he alquilado el espacio de mis macetas y jardineras a una empresa de desarrollo de variedades transgénicas de jardín. Tengo la terraza hecha un primor, la envidia verde de mis vecinas: geranios fosforescentes, rosales con rosas holográficas, camelias que cambian de color con cadencias programables y caléndulas que se defienden de los pulgones a manotazos. Pero ya empiezo a sufrir las consecuencias de los efectos imprevisibles de esa tecnología: hace dos días una oruga mutante dejó una bomba enterrada en la tierra de una azalea; la detonación me ha dejado un oído medio sordo, y aún no se ha recuperado. Pero qué vamos a hacerle, el dinero es el dinero, de algo hay que vivir. Estoy enfermo y sin paga, después de años de contribuir al bien común de algunos. Son las desventajas de no ser un vegetal fotosintético.

Soy aficionado a caminar. Disfruto descubriendo lugares y fotografiando pequeños detalles. Me gustan la Geología, Paleontología, Biología… sí, soy de Ciencias.
Y también me gustan la buena comida, los buenos vinos, la música, el baile, el frenesí, y el refrotón con carne ajena, para qué voy a negarlo.
Lo único que me fastidia (bastante) es que mi salud no me deja demasiadas oportunidades para disfrutar de todo esto. Lo que suponga un esfuerzo un poco grande, como andar por el monte, hace mucho que tuve que dejarlo de lado.
Afortunadamente, a no ser que esté muy planchado, cuento con dos amigos de valor incalculable: mi buen humor y mi buena predisposición a la vida.
Aunque no les hago mucho caso los días que estoy más fastidiado, vuelven conmigo en cuanto tengo una mejoría, como los buenos amigos que son. Eso me anima bastante. Comprobar que siguen ahí es un firme puntal para mi esperanza.
Pero lo que concierne a mi salud y todo lo que implica, lo dejo para otra entrada.
Ahora me voy al sobre, es tiempo de dormir.
Chao.

Anuncios

Un pensamiento en “Algo de mí… (se está muriendo)

  1. Oye, has borrao mi comentario que te ise con todo mi amor?

    ARRANCABOINAS responde:
    A ver, Alejand… estooo, Catalina. me parece que te has equivocao de portal, así que antes de que me conviertas esto en un putiferio, te voy a aclarar alguna cosa.
    Primero, que no sólo no he borrao nada, sino que he perdido una hora en dedicarte una entrada y una nueva sección del blog.
    Y en segundo lugar:
    Ya ves, si te has leído algo del blog, que no me falta sentido del humor. Pero aunque lo utilice siempre que puedo, éste es un blog SERIO. O sea, yo te sigo la coña, no hay problema, pero si la cosa va de escribir marica y puto cada tres palabras, pues pierde la gracia, eso suponiendo que la intención fuera ser gracioso, que no la ha sido. Pon por lo menos un poco de esfuerzo por tu parte, siempre el mismo plato, acaba por cansar.
    Supongo por tu tono que te he jorobado algún asunto o simplemente te he tocado los cojones. Pues me alegro, porque para eso empecé el blog, y lo empecé en serio, así que no me voy ahora a echar atrás ni a borrar mis escritos, como se ha apresurado a hacer alguno de los aludidos cuando le he visto el plumero.
    Espero que te haya quedado claro por qué hago esto. Tú por tu parte, llega hasta donde alcances, pues al cabo, en la calle estamos todos.
    De todas formas, te agradezco que me invites a comer. El problema es que, las lentejas, a mí me sientan fatal. Después de comerlas, dejo un ambiente en casa que parece un barracón de un campo de concentración.
    Que te aprovechen.
    Eso que queda, es tuyo:

    Y no se si buelvo por este antro del siberné tuyo, a menos que me ruegues.
    Ya veremos, pero no te deseo nigun mal, al contrario, a! que me ha dicho la maca que lo marica viene por los virus putógenos, que si los liquidas se te quita lo puto, pero si no eres puto no te preocupes, quedate asin que estas bien, como aceta la iglecia y el cura francesco.
    Mira que te tengo que dejar que estoy cociendo unas lentejas que pa que te cuento!… si apeteces!… eso si te traes tu siya que aqui tenemos lo justo, y si traes tu plato tu cuchiyo y el trinchete mejor , porque comer lentejas con los dedos…. y como le he puesto un poco de carne traete con que cortarla, vale?
    Bueno nada que te levanto el castigo y pronto me tienes de buelta por aqui, te mando un beso y y un abraso.
    Cata.

Escribe algo si tienes ganas

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s