Sensibilidad química múltiple, o cómo vivir del sufrimiento ajeno

He reglobeado aquí esta entrada del blog “La Ciencia y Sus Demonios” por dos razones:

La primera es por tenerlo a mano, para seguir el hilo de comentarios a la entrada. No voy a decir que ha producido un apasionado debate, porque no es cierto, al menos, de momento. Lo único que ha producido, recalco, hasta ahora, es una reacción al redactado tendencioso del artículo (vamos a llamarlo así) y una defensa a toda costa de su autor, a la manera que lo haría un noble medieval con su castillo asediado.

La segunda es para poder abrir aquí, digamos, en mi terreno (en el terreno que WordPress con toda amabilidad me deja, para decirlo con propiedad) un hilo aparte, donde poder dejar mi opinión respecto del artículo y, si procede, de su autor.

Allá voy.

Romperé primero una lanza  a favor del blog La Ciencia y Sus Demonios.

Se trata de la fusión de varios blogs previamente independientes.
Diferentes autores con el mismo fin: Por un lado, la divulgación científica; por otro, señalar la charlatanería. Ni que decir tiene que yo estoy a favor de ese propósito.   Yo lo sigo desde hace tiempo y en él he ido aportando comentarios.
De hecho, no hace mucho, republiqué aquí una de sus entradas, por considerarla adecuada al propósito con el que yo empecé este blog:

Guía para no dejarse deslumbrar por los charlatanes

Aunque no está en el blogroll de Materia Emética, en el apartado “Flagellum maleficarum”, no se debe a omisión voluntaria, sino a falta material de tiempo para dedicarle a mi espacio, a este blog. Y este defecto lo voy a subsanar de inmediato.

Bien, entonces ¿por qué el desacuerdo?

De momento, aquí queda la entrada como enlace al artículo. La reflexión la publicaré aparte, a la mayor brevedad, y convenientemente enlazada.

 

 

 

La Ciencia y sus Demonios

Tubo de ensayo El campo de la medicina es un lugar especialmen Aviso médico grande te abonado a la aparición de todo tipo individuos con pocos o ningún escrúpulo que no tienen problemas en aprovecharse y vivir del sufrimiento ajeno. Esto es especialmente cierto en los casos de enfermedades graves, incurables y/o de origen desconocido, en los que el paciente se aferra con desesperación ante cualquier promesa de curación o, al menos, de explicación de sus síntomas.

Uno de esos casos es el llamado Síndrome de Sensibilidad Química Múltiple, últimamente de moda junto con la Sensibilidad Electromagnética, en los que los pacientes reaccionan de forma intensa ante la exposición de cualquier producto químico a niveles que son indetectables e inocuos, en el caso de la SQM, o a cualquier campo electromagnético en el caso de la SE.

Ver la entrada original 1.166 palabras más

Anuncios

Un pensamiento en “Sensibilidad química múltiple, o cómo vivir del sufrimiento ajeno

  1. Pingback: MATERIA EMÉTICA

Escribe algo si tienes ganas

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s