MORCELLONS*, la nueva enfermedad, explicada al pueblo llano

*(Pronunciación según el Alfabeto Fonético Internacional: “mʊəɹθɛloŋs“)

¡ÑIAOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO! ¡FCHSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS! ¡FCHSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS! ¡jUAS JUAS JUAS JUAS JUAS!

¡ÑIAOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO! ¡FCHSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS! ¡FCHSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS!

 

Una enfermedad ocultada, terrorífica muestra de la perfidia de nuestros gobernantes, capaces de cualquier barbaridad, con tal de mantener a la población sometida por el miedo o por la fuerza.

Cadáveres de fetos enlatados como atún en escabeche

Niñas impúberes embarazadas de extraterrestres, por comer golosinas manipuladas con Ingeniería Genética

Ejércitos de niños, robados a sus madres tras el parto, en connivencia con los hospitales de maternidad, adiestrados en ocultos campamentos situados en planetas remotos de galaxias lejanas donde no llega la señal GPRS; devueltos a la Tierra, entrenados para atormentar a los ciudadanos, llamando a los timbres de los porteros automáticos, para darse a la fuga a continuación.

Cualquier cosa, imaginable o no, es útil para mantener dormidos a los borregos.

Pero la obra maestra de la manipulación dirigida, el súmmum de la perfidia, el acabóse de la malosidad, diseñada expresamente para someter a los que no quieren formar parte del rebaño, es el invento de los

MORCELLONS (Pronunciación según el Alfabeto Fonético Internacional: “”mʊəɹθɛloŋs“”)

Aviones indetectables, estelas químicas en el cielo, nubes que no son lo que parecen… son las armas del enemigo, que se hace pasar por amigo

Somnolencia inexplicable, alergias, masturbación compulsiva, homosexualidad, caspa… son sólo algunos de los síntomas y signos de los infectados

Muchos son los despiertos (por el momento, también ellos caerán) que intentan advertirnos desde sus páginas web. Pero ninguno advierte que mucha gente no conoce los términos científicos. Así que su esfuerzo es vano.

Por eso me he decidido a traducir, a través de un amigo del pueblo de mi abuelo, la extraña terminología que describe el criminal intento de domesticación forzosa de la sociedad, por parte de los Illuminati.

Al final añadiré una lista de los blogs donde hallaréis más información. Una vez en posesión de la clave, podréis entender al detalle todo lo relacionado con los

MORCELLONS (Pronunciación según el Alfabeto Fonético Internacional: “mʊəɹθɛloŋs“)

Con todos vosotros:

FULGENCIO GUASILLA de Casa Raboso, “L’inginiero de Villadobes

LOS MORCILLONES ESOS ¡ESISTEN, REDIELA!

Pos sí, carajo; hoy lo hi comprobau por yo mesmo. 
Me habré riído a saber qué de veces, sin conocimiento, del hijo ‘el alcalde, cá vez que dicía que nos ensulfatan con aroplanos pa’ cambiános la climatorogía y enfrermarnos, con microbolicas de enanotermología [*] o como Dios se quiera dicir, que se agarran al pellejo sin que las notemos, como caparretas, pa’ envenenános a porrillo.

[*] Nota: Fulgencio se refiere a “microesferas” un producto de la “nanotecnología

Pero es que esta noche, ¡han enfumigao mi pueblo! 
¡De noches! ¡Como los relincuentes! ¡Y sin avisar por pregón!
¿Habráse visto? ¡Forajidos!

Pos sí, sus cuento: ayer tarde escomenzó a llover a donde vivo.
Caía un agua rojiza, pero bueno, eso es normal.
Toas las primeveras acostumbra hacélo, pa’ fastidiar a los cuatro tuneros que no se alcuerdan de meter el auto a la cochera y pa’ regocige del amo ‘el puesto de petroléo, que tiene un cacharro de esos de agua a prisión, pero a muchísma prisión, tantísma prisión tiene que te abolla la chapa del cuatro latas si te endescudias.
Eso, si no te lo agarra, como le pasó al primer año, al Genaro con el 127, el chorro por bajo el motor y te lo avienta a la otra punta ‘e la gasolinera.
Yo  que soy muy precavido (por algo soy hijo de Casa Raboso) por si un alcaso siempre invito a la suegra al café cuando voy a lavar el auto, pa’ que me haga peso.
Asín mato dos pajáros de un escopetazo, las escontento a ella y a la mujer,
y guardo mi auto del perigro.

Digo, que caía barro, pero que ese viene del Sahára, lo sé porque lo dice siempre el hombre del tiempo, el meterológo como se dice ahora.

Se ha estau a llover toa la noche y toa la madrugada, y hoy me hi levantau, servidor, mañanero como siempre, y al ir al bar a tomarme el carajillo del desayuno

¡REDIÓS, Y QUÉ COSA MÁS RARA!

¿Pues no tenían todos los charcos, un orillo, como un cerco a la orilleta, de una cosa amarilla, como la zufre?

¡Pero si es que no es tiempo aún de enazufrar la viña!
¿Y tantísma zufre, por tós laos?
¡Mía tú qué fenosméno más raro!

Asín que hi cogido con muncho cudiau una poca con los dedos; ¡quiá!
Ni era zufre ni cosa parecida.

La zufre se conoce luego por la olor, güele… pues a eso, a zufre.
Y esto ni güele ni ná, sólo tiene de la zufre la color, que es identíca,
amarilla, como la zufre, pero no es zufre, no sé si me s’entiende.

Total que me hi ido tó priocupau pa’ la tasca, y, en llegando allí, lo hi comentau, y ¡santas, qué parroquia!
¡venga risas y risas con mi presona a cuenta ‘e la cosa!
Mía tú si s’han riído, que hasta me han puesto nirvioso, que hi pagau yo la ronda y no me tocaba ese día la redola, que le tocaba al Aurelio. El muy cabrito (con perdón) tiene una finca, vecina a
una mía, y me anda siempre al discudio, moviendo los hitos de la linde pa’ rebatarme un cacho, como si yo no me los conociera ya de chicorrón, que ya me avisaba mi padre:
“Hijo, cudiao con el Aurelio y el hijo, que cuando llueve nos mueven la linde de la finca pa nuestro lao pa’ que paezca la suya más grande”

¡Pos me hi picao, carajo!, y de vuelta pa casa le hi hecho cuatro afotos con el telefóno a los charcos: Mía qu’es que se ve claro, que son las dos primeras, ¿U no se ve, u qué?

 

¿Qué? ¿Qué sus paice? ¿Es como la zufre o no es como la zufre?

¿Qué? ¿Qué sus paice? ¿Es como la zufre o no es como la zufre?

Más claro aún se ve, si cabe, ¿U no?

Más claro aún se ve, si cabe, ¿U no?

Aluego hi cogido una pizqueta del polvo ese, y me hi acordau del bicoscropio del QUIMICEFA de cuando era zagal, y me lo hi mirau con él: aquí se ve en las demás afotos lo que hi visto yo: ¡cosa más rarísma! ¡Mira!

¿Vís? Esta le hi puesto el bicoscropio a bajas revoluciones.

¿Vís? Esta le hi puesto el bicoscropio a bajas revoluciones.

Esta con más velocidad

Esta con más velocidad

Y a ésta le hi puesto a toa la marcha que daba. Paice mismamente una boina fantasía pa' los güevos., ¿a que sí?

Y a ésta le hi puesto a toa la marcha que daba. Paice mismamente una boina fantasía pa’ los güevos., ¿a que sí?

Y la ultíma foto es que, ya estaba al punto pa’ guardar el cacharro cuando me hi rascau la nariz, porque me picaba, y de un moco que mi he sacau de la nariz he visto esto. Casi mismamente cuando estás al monte con el ganau en primevera, y te echas la mano a rascarte la oreja, sin dáte cuenta sisquiera, y te encuentras una caparra o un rezno de esos de los perros que ya te se iba derechico el desgraciao a agarraséte a la ureja como si fuera la de un perro. Pero este ya se pasaba de largo y me se iba pa’l celebro, si no lo llego a cazar a tiempo.

¡Míalo! ¡Paice un fardacho [*] metío a fraile!

¡Mía qu'es feo!

¡Mía qu’es feo!

[*]  Lagarto

Pues sí, anda; mía tú qué cosa.

Anque en el bar me se pitorreen, yo hi descubierto la primera ensulfatada aérea de la historia de la comarca, y ha sido en mi pueblo.
Que se jodan los del pueblo vecino, que siempre han de querer ser los primeros en tó.

Pos a partir de ahora, nos vamos a tener que colgar a cuellos un cartelico con el nombre de cada parroquiano, pa no confundínos entre nusotros, ni con los gorrinos cuando andan sueltos en otoño pa’ comer las bellotas.
Imaginarsus el susto, cuando vayas a sacále las sangres al que crees que es el tuyo, y que le oigas al gorrino que te grita:

¡Marcial, por la Virgen!

¿Que no m’has conocíu u qué? ¡Que soy el Aurelio! 

¡Tú lo que quiés es quedáte con mis tierras! ¡Creminal!

¡Ande nos van a llevar la esciencia y el pogreso! ¡Señor del Cielo!

¡Sht! ¡Cudiao! ¡Muncho ojico, que el articúlo es mío, y las afotos también!

Bueno, menos la primera del parato enfumigando, que se la hi pedío al hijo el alcalde de su blos, u blocs, u como quiera Dios que se diga.
Mía de no copiálas sin mi permiso, porque si m’entero te descalabro.

 

 

¡Qué bonito es el amor, y qué buenas las galletas! (Sin leches)

¡Ea! ¿Creíais que había muerto? Pues no, y tampoco estaba de parranda.
No es tampoco por falta de ganas ni de inspiración. En realidad, temas sobre los que hacer una entrada y pensamientos sobre lo que leo no me han faltado.
Pasa, como ya escribí, entre otras cosas, que no quiero publicar como quien pone un huevo. Blogs de temática corta/pega, creo que ya hay suficientes y demasiados en Internet, y no pretendo contribuir a aumentar la redundancia Web.
Y aparte, también me gusta participar en algún foro y comentar en otros blogs, así que tengo que repartir mi tiempo y mis escasas pulsaciones (de teclado, no cardíacas) por minuto.

Hoy voy a hacer una entrada sencillita, para volver a meterme en harina progresivamente. Además, voy a hacer un poquillo de trampa. Voy a copiar y pegar una foto y parte de una entrada de un blog ajeno. Con el único fin de reírme de su administrador, en venganza por no haber publicado el comentario que escribí.
El blog en cuestión se llama David Ortega Blog, y trata de… pero bueno, empecemos por el principio.

De vez en cuando recibo aviso de nuevo comentario en alguno de los foros y blogs que sigo. Hoy he recibido uno de
acerca del MMS
que es uno de los que tenéis en el índice “Flagellum Maleficarum”, uno de los tres que he incluído en el lateral de este blog.
Un individuo, llamado David Ortega, comentaba acerca de los beneficios del MMS y añadía al final la consabida cantinela de :

despertad amigos. El mundo esta controlado por las Farmafias, bla bla bla, El que no ve es porque no quierebla bla bla bla bla bla bla

Su nombre enlaza a su blog, y decidí, tras dejarle una contestación a su aporte, visitarlo.
Nada nuevo, ni sorprendente en su contenido. Otro ecorrevolucionario. Otro más, que de ecologista y revolucionario, por supuesto, sólo tiene el pellejo con el que oculta su verdadero pelaje. Dice que trata de Conciencia, Salud y Naturaleza. Ya.
No hay nada nuevo que ver, nada que no repitan docenas de otros blogs de temática conspiracionista con pinceladas Nueva Era. No esperaba otra cosa.
Y la entrada en la que aterrizo en mi visita, con un título tan sugerente:
CUANDO EL AMOR GANA A LA VIOLENCIA
Una lista de entrañables fotografías, de policías, en momentos de descanso tras la dura y agotadora tarea de aporrear al prójimo manifestante, recibiendo, a pesar de todo, toda clase de agasajos por parte de la población, en una muestra de que la gente es capaz de olvidar de la forma más subita su odio y enfado y trocarlos en un pis-pas por buen rollo y camaradería.
Bien, entre los diversos accidentes coyundurales (No, no lo he escrito mal. Coyundural, de coyunda, no de coyuntura) que dedican parte de su tiempo a tratar de sacudir nuestras dormidas conciencias, hay una subclase que me repatea los hígados de manera particularmente molesta: los que se dedican a la ñoñificación mental. No voy a escribir el tópico generalista que a muchos nos viene a la cabeza cuando evocamos la figura del policía.
Pero vamos, sabemos lo que hay, sobre todo cuando el tema tratado son las manifestaciones y los antidisturbios. No sé, ni me importa, porque no es relevante, si las fotografías están tomadas en escenarios reales, o si realmente responden a lo que su autor escribe en sus respectivos encabezamientos. Pero bueno, aún en medio de la mala impresión que me produce una entrada tan burdamente pergeñada, se me escapa la carcajada. La razón es la siguiente fotografía con su encabezamiento:

Manifestantes comparten galletas con la policía anti disturbios colombiana, 2013. Fotografía también conocida por:
Reparto de galletas en sentido contrario

Vale, ya sé que se presta a chiste fácil, pero ya sabéis, porque lo dice el propio David Ortega, que:

en medio de momentos crudos de la sociedad(sic), el Ser Humano es capaz de mostrar   amor, empatía y altruismo    hilaridad en momentos en los que por        sueldo     indignación no debería de hacerlo.

A todo el que pueda echarme una mano…

Bueno, como creo que de momento, voy cumpliendo con mi autopromesa de elaborar yo la gran mayoría del contenido del blog, me voy a dar un descanso y me voy a tomar la libertad de enlazar aquí una entrada del blog  perrodismo halternatibo.

Es una idea magnífica; la verdad, no sé cómo no se ma ha ocurrido antes, con lo listo que soy.

Así que no os sorprendáis si en unos días añado un botoncico para que aligeréis vuestros bolsillos de la calderilla (que tampoco pretendo hacerme rico a vuestra costa).

De paso que ayudáis a un pobre enfermo sin ayuda, gastaréis menos dinero en chaquetas (ya no se os desfondarán los bolsillos) y ganaréis
KarmaCupones Descuento .

Aunque, después de leer los comentarios a la entrada, no sé por qué, me da la impresión que la mayoría se lo toman un poco a recochineo..

Y es que eso de dar parné así, a las buenas, es más tabú que acostarse con la propia madre; somos así, y por mucho que nos pretendan desborregar, seguimos siendo reacios a aceptar ideas tan revolucionarias. Aunque a mí se me ocurre que, si estos perroaltruistas tuvieran una idea de lo que es capaz de hacer un pensionista estándar, o un enfermo no reconocido por las SS, sentirían vergüenza de utilizar un recurso tan zafio. Quizá, en el fondo, lo hagan sin mala fe, por vocación natural, como un acto reflejo

Competencia desleal

Destacado

Ya he publicado en una entrada anterior mi condición de charneguillo,
o sea, hijo de inmigrantes andaluces nacido en Catalunya. He pasado casi toda mi vida aquí, y nada en mi acento delata el origen de mis padres.
Por supuesto, sé hablar en catalán desde que era adolescente, y aprendí hablando con los amigos, porque en aquel tiempo aún no se enseñaba en la escuela, pero nunca he encontrado razón para hacer de ello un estandarte que me muestre como miembro de un grupo. Eso no impide que me escuezca bastante leer y oír opiniones , y no siempre procedentes de políticos, que intentan convencer a los demás de la maldad intrínseca de quienes defienden el uso de su lengua materna (tanto el catalán, el euskera, el castellano, o cualquier otra que se ponga a tiro) como una parte de su cultura, personal o de grupo.
Pero hay otra categoría de personajes, que más que indignación me producen risa. Me refiero a aquéllos que, por razones de vecindad, se ven obligados a deslindarse de manera tan precisa como sea posible de cualquier relación con el molesto vecino y su cultura. Por desgracia para ellos, entre los integrantes del pueblo o grupo al que dicen representar, siempre hay algún gorrino mal capao, que no sólo les hace la puñeta llevándoles la contraria, sino que se toma la intolerable libertad de reírse de ellos a mansalva, ajenos a cualquier asomo de misericordia, de lo que en rigor, no es más que el reflejo de una respetable opinión.
El siguiente artículo es un claro ejemplo de lo que digo, al tiempo que sirve de ilustración de la socarronería aragonesa, a la que yo profeso una gran reverencia, por los buenos momentos que he pasado gracias a ella, en compañía de mis amigos aragoneses, a los que siempre permitiré que me llamen apreciativamente “polaco” o, los más íntimos, “puto polaco
Espero que os riáis tanto como me he reído yo.
Por cierto, como el artículo no es mío, no aparecen las casillas para calificarlo ni compartirlo.
Si te gusta, te sugiero que visites la página original, pulsando el enlace, en y lo hagas allí.

………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………

LAPAO, LAPAPYP y LAPOLLA

Mapa lingüístico de Aragón, año 2013. Significado de los acrónimos

Mapa lingüístico de Aragón, año 2012

Las Cortes de Aragón acaban de parir una ley que, como filólogo y aragonés, me abochorna profundamente. Se intitula Ley de uso, protección y promoción de las lenguas y modalidades lingüísticas propias de Aragón y se aprobó el pasado 9 de mayo de 2013. Siguiendo las prácticas consuetudinarias de la política patria, esta nueva ley de Lenguas surge como reacción a la anterior Ley de Lenguas aprobada por el anterior ejecutivo autonómico en la pasada legislatura (2009).
En esta nueva ley el legislativo aragonés se la ha cogido con papel de fumar y en un alarde de virtuosismo lingüístico sin precedentes se ha sacado del magín una serie de requilorios y perífrasis para nombrar las variedades lingüísticas que se hablan en la región. Que conste que los acrónimos que se han popularizado no figuran en la norma, sino que se han construido a partir de lo que se recoge en el artículo 5 de la nueva ley. Pero para los no iniciados en la cacofónica diarrea acronímica surgida al socaire de esta nueva ley les informo de que oficialmente en Aragón hay dos “Zonas de utilización de las lenguas y modalidades lingüísticas propias”: la Lengua Aragonesa Propia del Área Oriental (LAPAO) y la Lengua Aragonesa Propia de las Áreas Pirenaica y Prepirenaica (LAPAPYP).
Esta nueva ley deja al albur de la socarronería aragonesa el completar la denominación de la lengua que se habla en el resto del territorio no concernido por el engendro legislativo, postulándose como firmes candidatos dos glotónimos: LAPOLLA (Lengua Aragonesa de Otros Lugares Lindos de Aragón) o LAOSTIA (Lengua Aragonesa de Otros Sitios También Interesantes de Aragón). Ambas denominaciones cuentan con la ventaja de que se les puede añadir el complemento “en vinagre” sin violentar mucho los usos lingüísticos habituales.
He indagado quiénes han podido ser los asesores lingüísticos que, a pachas con los retorcidos asesores políticos, han perpetrado semejante fechoría, pero no he dado con ellos. Supongo que a estas horas este peligroso comando de activistas lingüísticos se habrá pasado a la clandestinidad y sobre ellos pesará la correspondiente orden de búsqueda y captura.
Todo este esfuerzo elusivo ha sido motivado para evitar mencionar los términos que un lingüista llama con total naturalidad aragonés y catalán; o lo que en román paladino se ha denominado siempre con total normalidad como fabla o chapurriáu respectivamente. Semejante alarde perifrástico no se conocía desde los tiempos de Góngora y sus secuaces.
En realidad, todo este esfuerzo elusivo se ha realizado para evitar mencionar un único término: el catalán. He realizado una búsqueda de la voz “catalán” por el pdf de la nueva ley y la contestación es la esperada: “Reader finalizó la búsqueda del documento. No se encontró ninguna coincidencia”.
Es tal la catalanofobia que profesa cierto sector de la clase política aragonesa que, con tal de desalojar el catalán de la cultura aragonesa por considerarlo un hijo bastardo, ha sido capaz de sacrificar hasta al hijo legítimo, el aragonés. Digo yo que, si se trataba de eso, en lugar de tanto articulado y tanta disentería de siglas se hubieran quedado más a gusto si hubieran preparado una ley con un artículo único que dijera: “Se prohíbe hablar en polaco. Y punto”.
Lo de esta ley recuerda a la famosa facecia medieval de aquel rey que, harto de las querellas continuadas que se cruzaban dos envidiosos, resolvió conceder por duplicado el deseo que cada uno le formulara. Era tal la envidia que se profesaban que el primero se hizo sacar un ojo para que al otro le sacaran los dos; y el segundo se hizo amputar una pierna para que al otro le amputaran las dos. Pues así han procedido con esta ley: con tal de no mencionar el catalán, la nueva ley ha sido capaz hasta de sacrificar el aragonés.
Dejando a un lado la ironía, estos mismos diputados que se arrogan la defensa de las peculiaridades lingüísticas de Aragón han demostrado que, además de sentido común, carecen del más elemental conocimiento de lo que ha sido la cultura lingüística del Reino de Aragón desde los tiempos de su formación.
Delante de mí tengo una copia del acta mediante la cual se procedió a la segregación de la judería de la villa zaragozana de Tauste, cerca ya de Navarra, en cumplimiento de la orden regia (A.C.A., Real Cancillería, Reg. 2448, fols. 72v.-74). Está fechada el 12 de julio de 1414 y la redacta un notario leridano llamado “micer Francesch Ferrer”. Está escrita en catalán, un catalán del siglo XV, similar al de Tirant lo Blanc. Sabido es que en la práctica cancilleresca de los Reyes de Aragón todos los documentos se redactaban por duplicado, uno en catalán y otro en el castellano de la época.
Y no pasaba nada, porque la convivencia de lenguas se entendía como algo normal. Sin embargo, y con la excusa de regular la cultura lingüística aragonesa, algunos se han pasado de frenada y han acabado haciendo en su propia casa lo que tanto denostaban en la casa del vecino. Pues eso, la paja en el ojo ajeno y la viga en el propio.