La verdadera utilidad de las vacunas

Uno de los temas redundantes del manual del conspiranoico moderno es el de la acción perjudicial de las vacunas. Como todos los análisis de los ideólogos New Age 2.0, no supera (lo siento) una breve prueba crítica.

Parten de dos premisas ciertas y verificables

Una,  a las empresas farmacéuticas les importa menos la salud que el beneficio monetario.

Dos,  las vacunas han sido desarrolladas por las empresas farmacéuticas.

Siendo riguroso, la primera premisa trae implícita una consideración moral; desde el punto de vista ético, al menos, desde el mío, es una idea irreprochable: anteponer el dinero a la salud, entendida ésta como un objetivo común deseable, es pernicioso y denunciable.
Pero aquí acaba lo verdadero que se aporta a la “argumentación”
A partir de aquéllas, se extrae, un poco alegremente, la conclusión:

las vacunas son malas.

 

Si la versión del manual para ser un hombre despierto, está dirigida a personas que aún conservan cierto grado de sensatez, se añaden otros argumentos cuidadosamente escogidos y de certeza  incuestionable, como:

“la ciencia es el motor de la investigación farmacéutica”

Otros, ciertos también, pero en los que se advierte ya, un sutil intento de direccionamiento hacia su punto de vista:

“la ciencia ha contribuido a la muerte de millones de personas”

Todos ellos, obviando muchos, “sí, es cierto, pero también”

Lo habitual es que se abuse de las herramientas de debate que Internet provee,  cerrando los comentarios o moderándolo de forma que no se pueda discutir la conclusión.

Alguno de los activistas más enfebrecidos llegan al extremo de editar a su albur un comentario crítico, de forma que parezca que apoya a lo escrito en su entrada.
Eso fue lo que hizo con un comentario mío en uno de sus hartículos mi amigo Luis Carlos Campos, activista antitransgénicos, medioambientalista declarado, y homeópata chiflado de profesión; aquí está la prueba:

Arrancaboinas comentó en La Homeopatía es científica (…) en el blog Contraperiodismo Matrix el día

No hace falta que diga que lo que escribí en su día se parece a lo que hoy hay escrito, como se parece un tornillo de cabeza exagonal a una castaña gallega.

Si la versión del manual conspirativo es para usuarios avanzados, se pasa directamente a plantear las hipótesis más descabelladas, como por ejemplo,
que las vacunas son un instrumento de control, o un vector de enfermedades. Sabiendo ya que el terreno intelectual está abonado, se hace de forma que no parezcan unas hipótesis investigables o siquiera discutibles, sino que quede bien patente que tú, que has sido irremediablemente vacunado en tu niñez, tienes ya algo en tu persona, en tu carácter, o en tu ADN, atribuible a tan nefasta práctica.

Un grano en la nariz; la tendencia a masturbarte que tanto te atormentó en tu niñez, y que quizá aún no has superado; un rasgo psicológico desagradable; algo que no deberías tener, y de lo que puedes, y debes, culpar a la ciencia y al progreso, hacer lo posible por ponerle fin y, si tienes arrestos para ello, plantar cara a los borregos dormidos que se resisten a darse cuenta de que tú actúas por el bien común. Señalarles y combatirles.
Por tanto, el mensaje es más profundo y su alcance va más allá de la intención meramente informativa: las vacunas son malas, su auténtico objetivo está oculto, y es legítimo luchar contra ellas. Si no lo haces, estás ayudando a quienes quieren controlar a la Humanidad.

No, ni me estoy guaseando ni frivolizo con este tema.
Sé perfectamente que hay casos de personas perjudicadas por vacunas mal diseñadas, por vacunas poco probadas, entre otros problemas provocados por mala praxis de la industria farmacéutica.
Y que hay que oponerse a que eso suceda y obligar al resarcimiento al responsable, si es que el daño producido es reparable, dado que se trata de vidas humanas.
Es decir, es cierto que las vacunas tienen efectos secundarios, es cierto que se fabrican sin tener en cuenta los potenciales peligros de sus aditivos, y es cierto que, de haber sido más pulcros en su investigación y fabricación, personas con vida, con nombre y apellidos, que hoy están muertas o sufren secuelas que les han perjudicado la existencia, estarían vivas o en perfecto estado de salud.
O podrían haber sufrido otro revés, que les habría afectado de modo distinto. Esto último es algo que no se puede saber, sólo conjeturar.

Pero también sé que hay miles de personas que pierden su vida por culpa del no-progreso, la no-ciencia, del no-dinero, y en última, o quizá, en primera instancia, por culpa de esa puñetera costumbre que tiene la Naturaleza, de hacer la vista gorda ante ciertos mecanismos que, a nuestros ojos humanos, son inmorales y crueles.
Sólo con estudiar  el ciclo vital de cualquier parásito, cuyo ciclo alterne dos, o incluso tres hospedadores, a ser posible, uno de ellos, el ser humano, se puede entrever esa oculta y aviesa costumbre de nuestra adorada Madre.
Por ejemplo, la triquina, Trichinella spiralis, minúsculo gusano que produce la triquinosis, y del que es mejor que nunca sepas de ella más que su nombre.

Y no veo a ningún activista del medio ambiente clamando enajenado ante Dios Padre o ante Vishnu crucificado… espera, no, no era así… ¿O era Shiva? Bueno, qué más da. Mi divinilexia me juega malas pasadas y confundo los nombres de los que velan por nuestro bien desde los cielos. Será porque hay tantos… y todos sin homologar.

Decía, que no veo manifestaciones en procesión clamando por la extinción, por medio de la intercesión divina correspondiente, de tan dañino e inútil Ser de la Creación.
Inútil ser, si lo analizamos desde  nuestro punto de vista humano, tan inclinado al amor y a la cooperación útil.
Ni que decir que, a la Naturaleza en su amplia y devastadora indiferencia, ese punto de vista le tiene absolutamente sin cuidado.

Pero es que en realidad no es de esa faceta de las vacunas de la que quiero tratar. No. Todo ha sido una añagaza, una astucia para camelarte y así poder contarte mi vida, je, je.
Bueno, una parte de ella, que sucedió en mi adolescencia, y que ilustra la utilidad práctica de haber sido expuesto a un patógeno, y que ayuda a evitar que pueda producir males mayores. Acomódate.

 

No puedo decir que la relación con mis padres, en mi niñez/adolescencia, haya sido muy cordial. En lo tocante a sus obligaciones, por supuesto, no debo quejarme.
En lo que se refiere a relación afectiva, bueno, sinceramente, pudo ser mejor. No culpabilizo a nadie por eso; algún espabilado holístico, casi consiguó colarme, en los primeros años de mi, entonces, inexplicable enfermedad, la ya obsoleta teoría psicoanalítica que sugiere que mis males hunden sus raíces en esa procelosa región subconsciente de las emociones insatisfechas.
Hoy rezo con ahínco para que una almorrana recalcitrante le haya mantenido prostrado el tiempo suficiente, de forma que, aprovechando la inmovilidad, haya podido ponerse al día en los avances de psiquiatría. Pero conociendo como conozco la ganadería, sé que aprovecharía el camino que le brindaría su enfermedad, para intentar comprender la forma de añadir a su discurso de forma coherente, el nuevo vocablo “cuántico”, aunque no sepa explicar exactamente qué significa el concepto. Pero como los pacientes a quienes trata tampoco lo entienden, la importancia de esto es muy secundaria. Lo importante es la fachada y, una nueva cenefa hace más llamativa la entrada.

Volviendo al hilo, y pensándolo friamente, con la perspectiva que da el tiempo lejano, la realidad es, como siempre, más prosaica. Los cambios socioculturales, tanto los que antecedieron como los contemporáneos a mi niñez y adolescencia, alejaron tanto la cultura de mis padres de la mía, que, añadido eso al poco tiempo libre de que pudieron disfrutar, era difícil establecer una relación entrañable.
Es algo que yo no puedo cambiar, por tanto, no me vale la pena atribuirle más importancia de la que pueda tener.
Lo sensato es, en este caso, no darle vueltas. Ni tiene remedio ni es, en realidad, nada insuperable.

Pero algo he de agradecer a mis padres por encima de todo lo demás que me proveyeron.
No es que mi propia vida, mi educación, cuidados, sean secundarios.
Pero de no haber sido por ese empujón en el momento preciso, todo su esfuerzo y mi vida futura podrían haberse precipitado al fondo de un pozo, de manera irrecuperable.

Por no extender más esta entrada, os lo contaré en la siguiente.

Anuncios

Perrorismo Halternatibo, periodismo Freelance “porque yo lo valgo”

ADVERTENCIA

EL CONTENIDO QUE CITO EN LA PRESENTE ENTRADA SE ENCUENTRA PUBLICADO EN LAS SIGUIENTES DIRECCIONES WEB:

http://periodismo-alternativo.com/2014/04/29/lo-dicen-los-psiquiatras-no-estar-conforme-con-la-autoridad-sera-considerado-una-enfermedad-mental/

http://elrobotpescador.com/2014/04/29/lo-dicen-los-psiquiatras-no-estar-conforme-con-la-autoridad-sera-considerado-una-enfermedad-mental/

EXPRESAMENTE DECLARO QUE NO COMPARTO NI LA INTENCIÓN DE LA ENTRADA NI MUCHO MENOS LA IDEOLOGÍA DE SU AUTOR.

 

He elegido esta entrada y ese blog, no porque sea especialmente relevante, o más flagrantemente manipuladora que las demás que allí se publican.
En realidad, ni siquiera la he elegido, casi ha sido una intrusión, de la que he tenido que ocuparme, quieras que no. Además, ocuparme de ella me obliga a saltarme una norma que me impuse al empezar el blog: la de ir publicando según un orden, introduciendo primero el tema, para, a continuación, desarrollarlo en las entradas subsiguientes.

Pero no puedo. No es que me falten tiempo o inspiración, aunque del primero no ande sobrado, sino que estoy al borde del colapso.
Hay demasiado para hacer, y quizá, demasiado tarde.

Así que en esta ocasión me voy a saltar la introducción, y voy a pasar directamente a analizar una entrada concreta de un blog, de los autoproclamados contrainformativos, donde, entre acusaciones de abotargamiento general, nos instan al

¡DESPERTAD, BORREGOS!

mezclando sin ningún pudor medias verdades con auténticos delirios.

Me quedo con las ganas, de momento, de enseñar a pescar. Me veo obligado a dar peces.

La entrada se llama

“LO DICEN LOS PSIQUIATRAS:
NO ESTAR CONFORME CON LA AUTORIDAD SERÁ CONSIDERADO ENFERMEDAD MENTAL”

 

La publica un perrorista, perrodista, o periolisto, no sabría cómo denominar a su oficio, de nombre, Iván…
Iván no sé qué más, y de momento, ni me importa.
Escribo esas tres posibles denominaciones, es decir, tres alternativas, porque esta acepción de la palabra “ALTERNATIVO” es la única que se puede atribuir al nombre de su blog: la de elegir entre estas tres deformaciones grotescas de la palabra “PERIODISMO”  que él se arroga practicar.

Vamos a analizar, en profundidad, la no-ticia “perrorística”

En color verde esperanza, es el literal copiado del blog. En color rojo ladrillazo, son apuntes míos.

ENTRADA EN PEDIORISMO ALTRNTV 

La psiquiatría moderna se ha convertido en un foco de corrupción, en particular el tipo de psiquiatría que trata de satanizar y declarar como enferma mental a cualquier persona que se desvíe de lo que se considera como “la norma”.
Esto se hace evidente en la última entrega del Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales de EEUU, o DSM.

FIN DE LA ENTRADA

El primer párrafo es una opinión. Colocarla como arranque del artículo, ya sugiere que pretende menos un debate que una dirección. Ahora vamos a ver la “evidencia” que encuentra el autor.

Como no se toma la molestia de enlazar, o de citar el texto al que alude, además de tener que hacer el esfuerzo de buscarlo, me queda la duda acerca de si, realmente, lo ha leído siquiera. Pero esto es secundario.

Lo importante es: tú que lees ese artículo, ¿sabrías dónde buscar el documento? Y, caso de tener tiempo y ganas, ¿quizá lo entenderías?

Vamos a hacer la prueba. A lo primero, te ayudo yo, porque yo sé dónde se halla.

Por ejemplo, en esta página:

http://www.psicomed.net/

Criterios para el diagnóstico del
Trastorno negativista desafiante F91.3 ; T(313.81)
[Criterios CIE-10]
A. Un patrón de comportamiento negativista, hostil y desafiante que dura por lo menos 6 meses, estando presentes cuatro (o más) de los siguientes comportamientos:

 

1. a menudo se encoleriza e incurre en pataletas
2. a menudo discute con adultos
3. a menudo desafía activamente a los adultos o rehusa cumplir sus obligaciones
4. a menudo molesta deliberadamente a otras personas
5. a menudo acusa a otros de sus errores o mal comportamiento
6. a menudo es susceptible o fácilmente molestado por otros
7. a menudo es colérico y resentido
8. a menudo es rencoroso o vengativo

Nota: Considerar que se cumple un criterio sólo si el comportamiento se presenta con más frecuencia de la observada típicamente en sujetos de edad y nivel de desarrollo comparables.

 

B. El trastorno de conducta provoca deterioro clínicamente significativo en la actividad social, académica o laboral.

 

C. Los comportamientos en cuestión no aparecen exclusivamente en el transcurso de un trastorno psicótico o de un trastorno del estado de ánimo.

 

D. No se cumplen los criterios de trastorno disocial,  y,  si el sujeto tiene 18 años o más, tampoco los de trastorno antisocial de la personalidad.

 

Bien, aquí lo tenemos. Como no hay entradas en la revisión posterior, doy por supuesto que es vigente esta versión que aquí publico.

He resaltado en negrita lo que yo considero “palabras clave” que son imprescindibles para diferenciar el Trastorno de Oposición Desafiante de otros comportamientos, sean estos considerados patológicos o no.

Continúo.

ENTRADA EN PEDIORISMO ALTERNATV 

La denominada “condición” que determina por qué una persona tiende a desafiar a la autoridad ha sido etiquetado por la profesión psiquiátrica como “trastorno de oposición desafiante” o (sic) ODD

El nuevo DSM define esta enfermedad inventada como un “patrón continuo de comportamiento desobediente, hostil y desafiante”

FIN DE LA ENTRADA

¿Sí? ¿Seguro, Iván?

Uno de los dos, Iván o yo, sufre algún serio déficit cognitivo. Y como yo, de mis funciones neurocognitivas me fío, subjetiva y objetivamente (tengo un informe no demasiado antiguo, en el que supero la media en varios ítems, y eso, en condiciones de SFC-EM de grado II-III) el que no entiende lo que lee, sin duda, es él. O no lo quiere entender. O le da exactamente lo mismo. Siguiendo el juego a que me invita su autor con el nombre de su blog, propongo aquí las tres alternativas, aunque yo apuesto por la tercera.

Se ve claro que entre la definición del DSM-IV-TR y lo que él interpreta, hay alguna diferencia. No te las voy a señalar, porque son obvias y yo, a diferencia de él, que te llamaría borregomátrix si le llevases la contraria, creo que si me lees, es porque no eres idiota, y tienes el entendimiento en buenas condiciones. Y en todo caso, la ignorancia en un tema no es motivo de insulto, sino de ayuda; para poder combatirla.
A diferencia de lo que afirman los curanderos cuánticos, ninguna enfermedad se cura con la voluntad. La ignorancia sí se cura con voluntad, lo que demuestra, lógicamente, que no es una enfermedad.

Sigo.

 

ENTRADA EN PEDIORISMO ALTERNATV 

Como se puede sospechar por este tipo de definición tan abierta, casi cualquier conducta personal percibida por otra persona como indeseable o extraña puede ser categorizada como un síntoma de ODD. Los niños que lanzan rabietas o luchan con sus hermanos, por ejemplo, podrían ser diagnosticados con esta supuesta enfermedad mental, así como los niños que expresaran desacuerdos con sus padres o maestros.

Pero este es el problema que presentan definiciones vagas como las del ODD, ya que prácticamente cualquier comportamiento fuera de lo común puede ser diagnosticado como “oposición desafiante” solo por salirse de lo habitualmente aceptado.

FIN DE LA ENTRADA

 

Muy posiblemente, tras el lazo dialéctico cuidadosamente pergeñado en las dos primeros párrafos, las conclusiones que se puedan extraer serán una trampa lamentable, y aquí, a continuación, las cito:

 

ENTRADA EN PEDIORISMO ALTRNTV 

Siguiendo estas premisas ¿cuántos inventores*, artistas y pensadores geniales del pasado que desafiaron las normas serían diagnosticados con ODD hoy en día?

*Nota: Como conozco de tiempo el ganado, puedo adelantar que el inventor al que tácitamente alude, es el serbio Nikola Tesla, quien descubrió la inducción electromagnética, y en cuyo honor se designa, con su apellido, a la unidad que lo define. Aunque sufrió un serio revés en su vida  que trastornó su personalidad, los amigos de las teorías conspiracionistas le atribuyen un sinnúmero de delirios que, probablemente, nunca experimentó. Pero esto merece una entrada aparte. Volvamos al hilo.

Un peligro aún mayor en el diagnóstico de esta supuesta enfermedad mental es que amenaza con restringir la libertad de expresión (¿para quién?)

y la disidencia política. (¿cuál de ellas?)

Caracterizar la no conformidad con el poder como “enfermedad mental”, es algo propio de los gobiernos totalitarios. (¡Y tanto!)

“El encarcelamiento psiquiátrico de personas mentalmente sanas es una forma particularmente perniciosa de represión, ya que utiliza las poderosas modalidades de la medicina como instrumentos de castigo y eso representa una profunda afrenta a los derechos humanos con engaño y fraude”

“Los médicos que se dejan utilizar de esta manera traicionan la confianza de la sociedad y violan sus obligaciones éticas más elementales como profesionales”

FIN DE LA ENTRADA

Podría, y no descarto hacerlo más adelante, extenderme sobre la clasificación de las enfermedades, sobre las limitaciones del DSM y del más amplio CIE, que ladinamente el autor del blog elude citar. De las revisiones y de la controversia, en tema tan sensible como los trastornos psiquiátricos.

Podría señalar las formas de usar el lenguaje como una batuta, de modo que sutilmente se lleve al lector al campo de las propias conclusiones. Pero voy a centrarme en otro detalle, por aquello de que una imagen vale más que mil palabras.

Se trata de la imagen del psiquiatra Leon Eisenberg, al que se acusa, falsamente, de inventar el Trastorno de Déficit de Atención, para, en el lecho de su muerte, desdecirse de su invento. Mírala bien:

Leon Eisenberg

Ahora mira esta otra:

Leon Eisenberg

No sé qué te parece a ti, pero a mí, una de las dos, no me cuadra. No he podido determinar si está trucada, aunque no lo descarto. En todo caso, el retrato que aparece en las páginas más o menos oficiales es el segundo. Pero buscando en qué lugares aparece la primera de ellas, todos, sin excepción, tienen en común el mismo dato, la siguiente idea, escrita de formas diferentes:

Leon Eisenberg inventó el Trastorno por Déficit de Atención, y antes de morir, se desdijo de su invención.

No, no lo digo yo, compruébalo aquí, es una búsqueda en Google, por imágenes, algo que no todos saben que se puede hacer:

Leon Eisenberg; Google Imágenes

En algunas de ellas, se explica el objetivo de tan pérfida conducta: enriquecer a la industria farmacéutica.

Y AQUÍ ESTÁ LA TRAMPA

 

¿Es cierto que la industria farmacéutica busca beneficios, a veces con prácticas poco éticas o abiertamente inmorales, por acción o por omisión?

Muy verosímilmente, sí.

¿Es cierto que la psiquiatría y la psicología se utilizan para manipular a la Humanidad? Parece que sí; la prueba, la tienes ante tus ojos.

Pero, ¿no te parece raro que para demostrarlo se recurra a la manipulación consciente?

¿Hace falta tergiversar tan burdamente lo que es tan fácilmente desmontable con diez minutos de búsqueda en internet? ¿No te parece sospechosa la profusión de páginas casi calcadas, cuando tratas de buscar una información concreta?

¿Quién manipula?

Esto es sólo la fachada, los bonitos reflejos del ARCO IRIS. Si se profundiza un poco en las cavernas de los conspiracionistas, se pueden leer cosas mucho más sutilmente tergiversadas, junto a otras descaradamente absurdas. Es la estrategia de la yuxtaposición.

Por eso, algunas de ellas sólo son accesibles a iniciados, igual que ciertos grupos, supuestamente “de ayuda“.  Y en cuanto detectan un gorrino mal capao, le plantifican el pie en las posaderas, en forma de baneo, no fuera a ser, que les descarrie las ovejas haciendo demasiadas preguntas.

Pero hombre, no, ¡no te quedes ahí! No me hagas caso a mí, ¡haz la prueba tú mismo!

Si buscas información en Internet, ten en cuenta que cualquiera puede escribir lo que le dé la gana, con sólo una limitación: no incluir en el contenido ninguna imagen o referencia a la pederastia.

Todo lo demás, más o menos, está permitido: zoofilia, racismo, machismo, apología del terrorismo, información sesgada, mentiras

Si hasta yo que no tengo estudios, puedo publicar un blog sobre enfermedades graves, imagina qué Tierra de Nadie es Internet en el día de hoy

New Age 2.0 ·:· Vidas ejemplares

Yo quería, pero no, no caben en el titular:

Jaimito el HumildeEl Agüelo en Salmuera

El Blanqueador de Madres

La Morena al Natural; el Horticultor Afable; el Homeópata Chiflado

Violeta la Bella y el Sordo a lo Bestia

La Monja que Estudió, y de Poco le Sirvió; El Cura Silvestre

El Rey Encelado; Fernández Capüllo

La llamaban “Trinidad”, y su hermano, QUE VOLVIÓ del SIDA (Ni el VIH lo quiso a su lado)

Alicia la “Milnombres”, reportera a su aire

¿Me olvido alguno? Sin duda, son t@nt@s, de tantos colores… iridiscentes.
Son  parte de la Naturaleza; viven en un ecosistema propio, cerrado, cada uno en su nicho ecológico correspondiente, sin competir, en casi perfecta simbiosis.

Pero, ¡ay! esa señora tan seria, de nombre tan feo, que no les apoya en su afán.

Maldita entropía, emperatriz inflexible de este imperfecto mundo físico, la trampa corpórea de tan excelsos Seres de Luz; mundo físico que ellos denuestan y del que reniegan.

Pero esa Naturaleza sabia, hermosa en todas sus facetas, dulce con todas sus criaturas, que a todos prodiga sus mieles, a ellos, ¡mira tú qué cosas! se las niega.

Y les obliga a vivir como  fieras depredadoras para conseguir el sustento, ese sustento que todos los demás seres consiguen por medios sublimes:

el Amor, la Luz del Sol, el Orgón, la Orina Sagrada de  la Diosa Parvati.

En definitiva, la  Harmonía  en que los seres Divinos se desenvuelven.

Sí,  Harmonía,  con  Hache;  sin  Hache,  no  Halimenta  el Hespíritu,  no  seas Hestúpido;  Hidiota,  Himbécil, hasta los Hinsultos Hacarician si se Hescriben con tan Hexcelsa letra como Hinicial.  H.  Hache Hache, Hocho Hocho),

Muy a su pesar, han de dejar entrar en su Nirvana Imperfecto a todo lo malo de la Humanidad, para obtener, de ellos, su sustento: los tullidos, los locos, los cansados; autistas, diarreicos, estrábicos; los cancerosos, los sidosos, las víctimas del progreso; A cambio de su curación, esos Seres Divinos, prisioneros en Esta Dimensión, pueden sobrevivir, aunque sea indignamente.

Vamos a conocerles. Es hora de mostrar al mundo la injusticia que sufren. Su abnegado sacrificio por los dolientes de nuestra especie.
A ver si de este modo, se consigue que su hábitat se declare Reserva Protegida.
Que se regulen estrictamente sus visitas. O mejor, que se prohiban totalmente, ¡qué hostias!
Y que, igual que a los  buitres, se les alimente artificialmente, con los restos putrefactos de los que ya han muerto. Su casa, sería, así, algo más similar a lo que frecuentan las aves carroñeras: un pestilente muladar donde nadie quiere acercarse.

Ven, acompáñame. No sé cuántos capítulos tendrá este documental. Pero espero que te guste. El blog está pensado para ellos. El nombre lo dice bien a las claras.